jueves, 7 de marzo de 2013

El baile de carnaval


Hola a todos, aquí os dejo un nuevo relato corto que escribí para el Foro Fallen Angels, espero que os guste

EL BAILE DE CARNAVAL

Adriana estaba mirando el mundo que la rodeaba desde su ventana. Sentía como la furia que había asolado su corazón hacia unos segundos remitía pues aunque todavía no entendía a sus padres sabía que sólo estaban preocupados por ella. "¡Malditos vampiros! ¡Siempre estropeando todo! Si no fuera por ellos ahora mismo estaría bailando con un guapo joven" pensó la muchacha mientras suspiraba una vez más
En ese momento escuchó un carraspeo a su espalda y emocionada pensando que sería su padre que había recapacitado se dio la vuelta encontrándose para su decepción con su guardia real. Pesarosa y sintiendo como la ira volvía a su ser se volvió a dar la vuelta.
- Señorita- dijo el muchacho con voz poderosa- me envía su padre
- Dile que no quiero hablar con él- dijo Adriana enfadada- no mejor, dile que si quiere hablar conmigo que venga en persona
- Sólo están preocupados por usted- dijo el muchacho- Venecia no es segura y muchos menos los bailes de Máscaras
- Pero es el Carnaval- dijo Adriana con las mejillas sonrojadas mientras se daba la vuelta- tengo que estar, sino voy a ser la comidilla de toda la sociedad.
- Sabe bien que eso no es posible, sus padres no quiere perderla. Ha habido muchos ataques en estos últimos años
- No me van a perder, ni si quiera creo que un vampiro se fijaría en mí- dijo la muchacha mientras se señalaba
Llevaba un vestido corto azul cielo que se pegaba a su cuerpo cual guante, el pelo rubio como el oro suelto formando ondas alrededor. La cara ligeramente maquillada y zapatos de tacón de aguja.  A su lado había un bella máscara decorada con diamantes azules. Eric pensó que nunca le había visto tan guapa más no le dijo nada porque sabía que se lo tomaría como el cumplido de su querido guardaespaldas.
- Lo ves, ni siquiera tú me rebates- dijo Adriana mientras se daba la vuelta
"Este es mi momento"- pensó el muchacho y hablando en voz alta dijo
- Coge tu máscara porque nos vamos al baile
Adriana se dio la vuelta muy rápido no sólo por lo dicho por el muchacho sino por como lo ha dicho, era la primera vez que no la trataba de usted.
- Con una condición
Adriana dijo rápidamente que sí, haría lo que fuera por ir al baile de Carnaval
- No te separaras de mí en todo la noche, seré tu pareja de baile. Iremos al baile pero no bailarás con nadie más entendido
Eric pensó que ella se negaría y que todo su plan se iría a la porra pero para su asombro la muchacha volvió a asentir todavía demasiado asombrad a
- Entonces espérame aquí que voy a por mi máscara
Adriana volvió a asentir sin poder creerse lo que estaba ocurriendo. Eric el más fiel de todos los guardaespaldas la iba a llevar al baile aún a costa de su empleo. Iba a pensar en ello más a fondo cuando la puerta de su habitación se volvió a abrir y volvió a entrar Eric. Además de su máscara se había puesto un traje negro con camisa blanca que se ajustaba a su fuerte cuerpo y se había peinado su loca melena haciendo que pareciera un verdadero príncipe de cuento de hadas con el que había fantaseado durante toda su vida.
- ¿Lista?- preguntó
-Claro- dijo Adriana mientras tragaba la saliva que se le había quedado en la boca
Salieron del castillo por la puerta del servicio ante los ojos asombrados de la cocinera y la limpiadora y a los pocos segundos ya estaban en la góndola que les llevaría al baile. Tras un viaje que a Adriana le pareció interminable y eso que adoraba montar en góndola por fin llegaron al sitio. Comprobando una vez más que su máscara no se había movido, Adriana se dispuso a salir con la mala suerte que tropezó con la salida. Cerró los ojos pensando que iba a ir de cabeza al agua cuando sintió como unos brazos fuertes la sujetaban por la cintura y la atraían hacia un pecho fuerte impidiendo así su caída.
- Gracias- musitó la muchacha avergonzada
- Un placer- dijo Eric con voz ronca
Después de eso y con la ayuda de Eric se dirigieron hacia el baile. Cumpliendo con su promesa, Adriana no se despejó de Eric en toda la noche descubriendo a sí mismo que su guardaespaldas era un bailarín excepcional. Los pocos pretendientes que se habían atrevido a acercarse a la pareja fueron parados por una mirada furiosa de Eric.
Se fueron poco después de que amaneciera y Adriana pensaba que lo habían conseguido cuando escuchó una carraspeo a su espalda mientras subía las escaleras poco a poco. Sintiéndose derrotada siguió a su padre hacia su despacho
- ¡¡Cómo te atreves!!- le gritó su padre cuando cerró la puerta- Te dijimos que era peligroso pero aún así nos desobedeciste
-Lo siento mucho pero es que tenía muchas ganas- dijo Adriana
-Cariño, a tu madre y a mí casi nos da un ataque cuando hemos ido a tu habitación para hablarlo contigo. Después hemos ido a buscara a Eric pero tampoco estaba en su cuarto. Me imagino que ahora mismo estará recogiendo sus cosas
- ¡No podéis hacer eso!- grito Adriana
- ¡Por supuesto que podemos! ¡No te protegió como debía!
- Sí me protegió. Me acompaño al baile e impidió que nadie se me acercará. Estuve todo el baile bailando con él. Y lo hizo porque sabía que para mí era muy importante ir a ese baile. No le podéis despedir porque lo único que hizo fue cumplir mis ordenes
- Entonces, ¿fue idea tuya?
- Por supuesto papa, cuando lo enviaste a mi habitación se me ocurrió todo. Era mi guardaespaldas y yo quería ir al baile. Por supuesto él se negó pero le presione diciendo que me iba al baile con o sin él y tuvo que acabar accediendo
Su padre la miró con odio y aunque sabía que iba a estar castigada de por vida por lo menos tendría la conciencia tranquila en cuanto a Eric. No le quería perder, todavía no estaba preparada para dejarlo ir.
- Veo que has madurado mi preciosa niña- dijo entonces su padre sonriendo- Fue idea nuestra - que fueras al baile con él y así se lo dijimos
¿Por qué no me lo dijo?, ¿Por qué ese secreto?
- Porque tu no lo habrías aceptado de otro modo- dijo entonces una voz a su espalda- fui a tu habitación para decirte que tus padres habían aceptando dejarte ir al baile pero que sólo con la condición de que estuvieses conmigo todo el tiempo. Posiblemente habrías aceptado pero después te habrías intentado escapar
Adriana fue a abrir la boca para decir que no haría eso nunca cuando se dio cuenta de que era verdad. Se había pasado todo la noche con Eric porque sentía que le debía algo. Eric la había calado hasta el fondo y se dio cuenta de que verdaderamente le amaba, que los sentimientos que había tenido de niña había florecido hasta convertirse en amor verdadero
- Siento haberte mentido pero sus padres estaban demasiado  preocupados y tú tenías demasiadas ganas de ir al baile...
Entonces, ante el asombro de todo el mundo Adriana se acercó a su guardaespaldas y le plantó un buen beso en los labios. Después con la sonrisa todavía en su cara dijo
- Sabéis que nunca pensé que le tendría que dar las gracias a unos vampiros por haberme dado el mejor baile de Carnaval de mi vida.
Y volvió a besar a su guardaespaldas ante el asombro de su padre y de todo aquel que pasará por allí
FIN


No hay comentarios: